Make your own free website on Tripod.com

35.jpg

Eloy Alberto Tejera
Home
G. C. Manuel
Médar Serrata
Dionisio De Jesús
José Mármol
Víctor Bidó
César Augusto Zapata
Martha Rivera
Aurora Arias
Rafael Hilario Medina
Claribel Díaz
Carmen Sánchez
José Sirís
Alejandro Santana
Pastor de Moya
Sally Rodríguez
Fernando Valerio Holguín
Angela Hernández
Leopoldo Minaya
Yrene Santos
Eloy Alberto Tejera
Frank Martínez
Adrián Javier
Plinio Chahín
Miguel Antonio Jiménez
León Félix Batista
José Ignacio de la Cruz
Amable Antonio Mejía
Fernando Cabrera
Marianela Medrano
César Sánchez Beras
Tomás Castro
Miriam Ventura
Jorge Piña
Ylonka Nacidit Perdomo
José Alejandro Peña
Comprar libro
Contact Me

Eloy Alberto Tejera

28 de Julio de 1966, Santo Domingo, Repúblia Dominicana.

Ha ganado premios literarios nacionales e internacionales. Entre sus libros publicados figuran, El Día que Balaguer Muera (2001), Celebración de lo Efímero (1994), Elevación de la Nada (1990) y Jazz (New York, 2001). Es corresponsal del periódico El Siglo desde New York, además es columnista del diario neoyorquino Hoy. Numerosos ensayos críticos y literarios suyos han sido publicados en diarios y revistas.

SUSPENDIDO EN EL DERROCHE

 

Suspendido en una saga de derroches

Un saxo que se desmaya,

Como componiendo el engranaje de alguna

Desgracia, una fatiga que debe asociarse

a la Inmutable esperanza afiebrada en los hombros.

 

Pasa toda proeza con la apariencia del pillaje:

Paso lacrado,tan antiguo,tan voluminoso

Como algunas encías.

 

 

 

ME LLEGA EL REGOCIJO

 

 

Me llega el regocijo del viento, tomo

el enjambre de

Su altura.

 

El único metal de la niebla se enciende: la

Tierra tiene su propia sombra, la retirada que rompe

El cortejo de lo que pienso. Saco el plural de los

Niños, multiplico la admirable sonrisa de nudillos

Sofocados por el amigo.

 

En el lapizlázuli delira el Silencio.

Otoño: estación que se pudre de golpe

En lo espinoso cuando la hierba tiene su resplandor

Oculto.

Se hinca el prado, surtido

de mi indiferencia.

 

 

 

EXTRAÑOS FESTINES

 

 

Extraño festín de la tristeza, llevo su camisa,

Extraño festín del viento, cargo la sordomuda nostalgia,

Extraña soledad, un visitante me ha colmado de sus imposibles,

Extraño jazz, elixir soleado, Merlín del Imprevisto.

En una semana donde el amarillo domingo viste el vacío

Y la casa queda a distancia, y aúlla a su azucarada carabela.

La música entra, la congelada ira es la profecía de un diente maldito.

La música sale, el acetato canta y concede otro choque,

Otra ausencia, otra parálisis, en definitiva, otra salida

Propia de sibarita o sepulturero bostezando la tumba que recuerda.

Tropiezo: de fondo mi discurso, mi pieza favorita,

La hostia o el brebaje, empecinados en la lengua o en cualquier

Metamorfosis.

 

 

 

NOTA ACLARADA

 

 

Levemente aclarada la música por la orquesta,

Contempla silenciosa la garganta la nota preferida,

metida en el misal ha quedado con ímpetu de arpegio

O de un triste final o de una injuria iluminada.

Suena bien, suena a piel machacada de alegría

o a postura que gana el orgasmo o que huye de la palidez.

Suena como si Armstrong se obstinara

 

En alimentarse de Lo sedoso, y yo escuchara

como un niño soñador y nada dominante.

Aquí está,la fiera se venga de lo absoluto,

Aquí el hombre, jurador, embustero a la carta,

acarrea política y promesa a quinceañeras.

Nota aclarada.

Pie dispuesto Al baile, y alma desmayada

ante el horizonte silencioso.

 

 

 

ARMSTRONG EN EL ACETATO

 

 

El pasado en rampa de fantasmas,

en orquesta de viajero cuyo

Amanecer es la moraleja de la vida.

 

Alguien dijo: se debe

Pintarrajear una veta,

abrir un hocico en el hueco, coronar

De cielo el techo de la viuda, romper el azur

y hablarse del cero.

 

Una voz decía: ensarta todo (especialmente la lumbre),

filma y sigue la voz de Louis Armstrong,

baraja los cartílagos del baile que están en el sueño.

 

En medio de la travesía dolorosa, rueda la luna,

una menta, una infancia untada en el calibre de lo ingrato

y de la infeliz maniobra. Y qué dijo el cantante?

Por la breve nota me iré.

Por el saxo soplado hará falta un labio

 

Que coincida con los fósiles.

Si por las planicies pasa un tigre

lo salpicará de rabiosas líneas.

 

Y la voz final dijo: crecerá veloz mi tendón

de futuro Y de finas fementidas esquizofrenias.

 

 

 

EXPERIENCIA DE LAS HORAS

 

                                                 A Johnny Durán

 

Hemos inventado el mismo latido,

Nos han despertado idénticas llamaradas.

Una cayena descubrió la rareza de nuestras manos.

La calle y el forro de nuestra realidad lucen lejanas,

El curso de las casualidades aunó nuestro asombro.

Lo que nos desgarra es un innombrable vértigo.

Amigo: compartimos comarcas de luces,

Cada día nos sentimos más borrados de la pálida esfera.

124 Meadow Drive * Scott Depot * WV 25560 .-Estados Unidos.-

***