Make your own free website on Tripod.com

35.jpg

Amable Antonio Mejía
Home
G. C. Manuel
Médar Serrata
Dionisio De Jesús
José Mármol
Víctor Bidó
César Augusto Zapata
Martha Rivera
Aurora Arias
Rafael Hilario Medina
Claribel Díaz
Carmen Sánchez
José Sirís
Alejandro Santana
Pastor de Moya
Sally Rodríguez
Fernando Valerio Holguín
Angela Hernández
Leopoldo Minaya
Yrene Santos
Eloy Alberto Tejera
Frank Martínez
Adrián Javier
Plinio Chahín
Miguel Antonio Jiménez
León Félix Batista
José Ignacio de la Cruz
Amable Antonio Mejía
Fernando Cabrera
Marianela Medrano
César Sánchez Beras
Tomás Castro
Miriam Ventura
Jorge Piña
Ylonka Nacidit Perdomo
José Alejandro Peña
Comprar libro
Contact Me

Amable Antonio Mejía

[Santo Domingo, 13 de julio de 1959]

Cursó la carrera de Derecho en  la Universidad Autónoma de Santo Domingo (1991),  miembro del Taller Literario César Vallejo. Su cuento Entre familia obtuvo una mención de honor en el Concurso Literario Casa de Teatro en 1994.

Imágenes del puente

 

                      A Zulia María

 

 

Es calma un grito, numerar

los roces,  posibilitar la palabra vacío

a una burbuja nombrada por el aire,

cortejada por la luna, y de la luz

evadirla, idílica a través del agua.

 

Un saludo y el nombre

cuidado en recelo, como el sueño,

ama parte del olvido

porque es otro rostro que le ve

tímido irse, difusamente.

Sueño el puente -el agua

aún no fluye- el cuerpo fantasma

de sí mismo se palpa,

y a la llama donde revela

oriundo de la nube, dilatarse.

 

 

II

 

Fluye la distancia, insomnio

del agua y de la luna, de los cuerpos

vistos a lo lejos, brumosos.

Como robados al olvido presumen

desnudos de arcos,  de figuras redondas.

Es seno el recodo donde todo

al aliento, alud de alguna conversación

 

las manos prefiguran el entorno.

 

Senos los pájaros -apacentados

rigen el río. advenedizos en el vuelo,

como labios,  escisión de raíz.

 

 

IV

 

Ahora irrumpe el alarde, ahora

la pausa proclamada es labios;

púrpura la llovizna y una hora,

salutación tan sólo, distancia.

 

Ahora es belleza, quejido el punto;

unos dedos dulces el rostro

y verle irse al encuentro: rendir

oscuro de blanco espanto.

 

Ahora excusa de la pausa, causa:

salutación tan sólo de luna,

y garabateada de aroma toda tú

cuando amanece en tu boca la vida:

imagen de fuego y agua poseída.

 

 

V

 

Feliz norma el abrazo

y responsable del mismo la noche:

tatuaje sobrio revelado a la mirada,

al rubor cifra soñada del ocaso.

 

Feliz el roce y el ocaso a la vida:

proscrita marcha y huella de arena

tal es el recogimiento del grito,

y nunca haberle sorprendido confeso.

 

 

Feliz el asombro y la manera,

ceder y con que dice sí, otro sí.

 

 

VI

 

A estables soledades poseídas sucumbe

el universo en amor; chilla el roce

rastreado para cuando la noche cerca

o  lejos, forma afuera e inaudita destrucción.

mute; y ahora di: nadie lo sabe y clarea

desde lo postrado lo contemplado,

momento sin fin de los ojos apresurados,

tornados en cuenta aquí donde rosa

luna y deseo todo posible del agua.

 

A estables soledades fluye, toca

de corazón a corazón las palomas ..

que en nuestras almas vuelan.

 

 

VII

 

Enigma acaso clamar de caricias

yo, luego sí,

y dejar sin efecto el libre discurrir

de la noche y esperar.

 

Entonces se habla, luego no

es un ruido soñoliento de claridades,

de escisiones fortuitas

y ahogos en silencio acorralados.

 

De suaves tonos y aletargados

movimientos de las hojas y las raíces

al interior de la tierra, y al cosmos,

tras un tajo cuidadoso de agua.

 

 

Enigma acaso el yo, u oído, o dado

al cuerpo sobre un nuevo ciclo vital

del día y la mano amorosa

que le frecuenta en vigilia.

124 Meadow Drive * Scott Depot * WV 25560 .-Estados Unidos.-

***