Make your own free website on Tripod.com

35.jpg

Fernando Cabrera
Home
G. C. Manuel
Médar Serrata
Dionisio De Jesús
José Mármol
Víctor Bidó
César Augusto Zapata
Martha Rivera
Aurora Arias
Rafael Hilario Medina
Claribel Díaz
Carmen Sánchez
José Sirís
Alejandro Santana
Pastor de Moya
Sally Rodríguez
Fernando Valerio Holguín
Angela Hernández
Leopoldo Minaya
Yrene Santos
Eloy Alberto Tejera
Frank Martínez
Adrián Javier
Plinio Chahín
Miguel Antonio Jiménez
León Félix Batista
José Ignacio de la Cruz
Amable Antonio Mejía
Fernando Cabrera
Marianela Medrano
César Sánchez Beras
Tomás Castro
Miriam Ventura
Jorge Piña
Ylonka Nacidit Perdomo
José Alejandro Peña
Comprar libro
Contact Me

Fernando Cabrera

Nació en la ciudad de Santiago de los Caballeros, el 30 de mayo de 1964, República Dominicana. En el 1987, se graduó de la carrera de Ingeniería de Sistemas y Computación, en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra,  alcanzando, en enero de 1995, el grado de Magíster en Administración de Empresas. Desde 1991, imparte docencia en esta institución para niveles de ingeniería, licenciatura y maestría. En 1996 tomó cursos de especialización en  University of Kentucky, y realizó intercambios con grupos de intelectuales de Ohio y New York, Estados Unidos. Fundó en 1984, el taller literario Héctor Incháustegui Cabral.  Encabezó desde su fundación en 1985, el Colectivo de Artistas de Santiago, formado por pintores, escritores, teatristas, cineastas y músicos. Ha dirigido las diferentes entregas del festival anual: "Arte vivo, Celebración de la Primavera", que se realiza en Casa de Arte.  En esta última entidad se ha desempeñado desde 1987 como miembro de su Consejo Directivo, siendo su Presidente en la actualidad, además en el período 1997-99.

Aparece antologado en los libros de obras premiadas de la Alianza Cibaeña.  Es co-autor del libro Este lado del país llamado el norte. Publicó en 1990 su libro de poesía Planos del Ocio. En 1992 ganó con su libro El árbol, el Concurso Dominicano de Poesía, que otorga Casa de Teatro.  Su libro Ángel de Seducción fue merecedor en 1996 del  premio de poesía “Pedro Henríquez Ureña” que otorga la universidad del mismo nombre. Estos dos últimos libros fueron traducidos al inglés y publicados en ediciones bilingües.  A finales de 1999, fue incluido en la colección Fin de Siglo, editada por el Consejo Presidencial de Cultura, con los libros Obra Poética 1990-96 e Imago Mundi, lecturas críticas 1995-1999.  En el 2000 fragmentos de sus obras fueron incluidos en un fascículo de literatura dominicana de la revista italiana L’imaginazione y en la antología Miroirs de la Caraibe de 12 poetas dominicanos realizada por la editorial francesa Le temps de Cerises.   En el 2000 aparece antologado en el tomo de prosa de  La antología Mayor de la Literatura Dominicana, preparado por José Alcántara Almanzar. En el 2001 ganó el Premio Nacional de Poesia que otorga la Universidad Central del Este con su poemario Destierros/ Curriculum vitae.   En el 2003 fue incluido en la Antología Nuevos Caníbales con poetas de Puerto Rico, Cuba y República Dominicana.

PLANOS DEL OCIO, 1990

(Fragmentos)

 

 

Entonces nos situamos frente a una fantástica ventana

y con curiosidad de siglos

miramos el escenario inmenso del todo

Luego nos adentramos en la ociosidad de un pueblo

una ciudad hasta una calle

un cuarto

 

Develamos el secreto Allí nos infunde

melancolía

el pensamiento de alguien que nos mira

fijamente

y se nos parece

De repente descubrimos que no vemos

que nunca ha habido un rostro

pueblo ciudad casa o cuarto

que nadie absolutamente nadie hurgaba afuera

 

Afuera sólo el reflejo de la nada

 

------

 

 

Separo mis párpados sin prisa

y se lanzan mientras

las telarañas

 

Sombras polvo y telarañas

sobre mis miembros entumecidos

colonízanme

y en principio lo consiento

hasta que me gana

la nostalgia

 

¡LA NOSTALGIA!

 

¡No

por esta vez no!

 

Jamás tristeza

de ganarme algo

sea la preocupación

del hombre ordinario

la indiferencia del hombre simple

Incluso exagero

me gane la mediocridad

Estoy harto de metafísica

existencialidades

utopismos

insatisfacciones

y de tristeza

 

 

------

 

 

¿A mis años qué he construido

por lo que estos años restan?

 

La cabaña luce arrugas de yagua

grietas algunas

 

La cabaña

deshabitada

conserva un aire como de

otoño

y unos ojos

hojas de otoño

vendaval hojarascas de esperanza

la enciman

 

Es amor arruinado

que no es ruina

 

¡Mentira mentira

visión tú miras!

 

 

¿Mentira?

 

 

—Lo soy hace tiempo—

 

 

------

 

 

Quien se peina de aquel modo

será mi doble

perfecto

con solo cambiar de gesto

e invertir sus valores

 

Podrá asistir a mis funerales

y de paso recibir los pésames

acostarse con mi viuda

a mi novia acariciarla

robarle un beso

acostarse con ella

en la gallera apostar

a mi gallo jabao

preferido

posiblemente confundiendo la apuesta

hacerle la guerra al vecindario

con mis extravagancias

acrecentarme las deudas

mostrando mi cédula

firmando con mi nombre y ganas

quizás al firmar todavía usando

mi mano siniestra

 

-----

 

Defínome fantasma de zaguanes

Husmeo el aleteo del colibrí

lo mismo en los ventorrillos

allá en la porosidad de las rocas

en los pajonales

o en el zafacón

 

Atropello

cada manifestación dinámica

la brisa en el cobertizo

la bicicleta del repartidor de panes

su pedaleo

el arreo de asnos erizados de leña

lechugas repollos y guineas

miel de abeja cajuiles

tayotas habichuelas hervidas auyamas

berenjenas habas judías

hojas de tisanas

las transmisiones vistosas

del altavoz de las camionetas anunciadoras

que escogen el peor momento

a propósito

los billeteros

el rasgueo y regadero de mis hermanas

que acondicionan desarreglando la estancia

 

en tanto la molicie hiere mi barbilla

 

--------

 

La tarde del sábado me pesa como la vida

 

La vida: una navaja que afeita por ambos lados

 

Nunca fíes ni apuestes a la bonanza

nunca fíes ni apuestes a la tristeza

ni en su contra

 

Tan modesta permanece en tu casa

la bonanza

que la ansías

 

Tanto permanece la tristeza

que sin ella la amnesia te cubre y la amas

 

Todo es efímero sin embargo

aunque algo luzca eterno

incluso el tiempo

 

Efímera luego la bonanza

Efímera la tristeza que acaba

cuando acabas

 

 

EL ÁRBOL

CUARTA ESTACIÓN

 

 

Escucho cantar un poema terrible...

 

La realidad asombra con matices vírgenes

bajo el prisma triste de la ausencia inevitable.

 

¡Oh Angel, te escucho cantar mi muerte!

 

 

-----

La ancianidad disipa las fronteras del tiempo,

compuertas de existencias paralelas en la memoria

estrepitosamente colonizan los predios de la noche.

 

Cada gota de biografía bebida, o vislumbrada,

concubina sin prejuicio en el instante.

 

No hay trascendencia

—pasado y futuro son gerundios válidos—

bajo el viejo prisma de un árbol viejo...

 

 

------

 

El libre albedrío fue sofisma e imposible siempre,

y el ser, siervo atrapado en su forma o no-forma.

 

De la rigidez o expansibidad de su cuerpo,

el ser adopta una peculiar genética,

un código único para espejear o interpretar

sus crisis íntimas,

los túneles ajenos.

 

Con la forma, las aptitudes:

 

falsas las nubes;

maleable, amistoso el río;

amante, refugio la colina;

 

títeres el hombre y el árbol.

-----

 

De la forma advienen las máscaras del vacío;

del ser, sólo el vacío.

 

 

-----

 

Las simientes del hombre, en su dualidad,

heredaron el caos como destino;

eternamente voces y larvas de locura

fosforescentemente tórridas,

precipitándose sobre los océanos,

fluyendo a través de todos los rumbos de la rosa de los vientos,

hasta los equinoccios y el crepúsculo;

arrastrándose entre áridas cordilleras de espinas

por los siglos de los siglos.

Recelando

entre el cómplice follaje del árbol y de la noche.

Pernoctando sus miserias en cavernas de aflicción.

Abrazando mitos por consuelo.

Tatuando muérdagos de sangre en sacrificios a la luna

o a dioses antes ignorados.

Sufriendo mil pestes de glaciares y huracanes de odio.

Germinando la destrucción como sentencia definitiva.

Cantando, en sombrías reiteraciones de noria,

las estrofas de algún poema triste;

bebiendo, espantosamente a oscuras, del enigma.

Acatando las vendimias del azar, como obreros de la nada.

Intercambiando genitales en orgías de canarios.

Perdiéndose entre los efluvios de Baco

y los arpegios de guitarras

y trompetas apocalípticas como estrellas;

runruneando apáticos tras las difusas siluetas

de aquellas dimensiones incongruentes,

ateos o teos según la suerte y el viento,

regenteando quimeras

marcadas propiedad con el esperma del olvido...

 

Con lo siniestro, más que la bondad,

hospedado en sus naturalezas de ángeles náufragos.

 

----

 

 

¿Qué esperar de un universo sin alternativas?

 

 

¿Acaso tendría que rebosar de dolor el cáliz

para que fuese posible un poco de sosiego...?

 

----

 

Demasiado horizonte bebe el que mira desde el Himalaya

y demasiado sufrimiento,

si sólo puede ver y lo que ve le duele y es culpable.

¡Demasiado!

 

Peor si además del horizonte Hoy

llenan los horizontes Pasado y Porvenir sus retinas,

y alcanza conciencia pormenorizada

del ciclo absoluto de idas y de retornos,

descubriendo que todo es estéril. Y sin remedio.

 

¡Oh árbol!, demasiados horizontes.

¡Ay colina!, demasiado sufrimiento.

 

¡Demasiado!

 

-----

 

¿Saben de piedad los inmortales?

 

¿Y de remordimiento...?

 

 

¡Ah de aquellos que hurgaban amaneceres

entre vísceras de palomas!

 

¡Ah los oídos que sabían de voces de hiedras en fuego!

 

¡Ah los alquimistas de Mesías!

 

 

 

ANGEL DE SEDUCCION

(Fragmentos)

 

Yo, el de la isla ¾y todo continente es isla¾,

Después de fundar sobre duras piedras mi casa

En esta frívola ciudad de nadie,

Hoy huyo de mi imagen como del abismo.

 

No soporto las mil y una interrogantes en la barbilla,

Ni ese augurio agreste posado en los ojos

del que se sabe ausente,

Radicalmente solo,

Desahuciado entre hilachas de absurdos presentes

De obstinado fluir hacia el pasado.

 

Ninguna paz se avizora a lo lejos,

Ninguna esperanza hay que habite cerca.

 

Yo, el de la isla ¾y toda tristeza es isla¾,

Tal vez deba morir para nacer de nuevo...

 

 

¡Hiere mis oídos!

 

Entona tu melodía terrible,

Inyéctame desarraigo.

 

 

¡Hiere mi gusto!

 

Deshaz en mi regazo tu equipaje

De humores y amores.

 

¡Hiere mi olfato!

 

Esparce a mi vera las fragancias

Y el polvo de tus intimidades.

 

¡Hiere mi tacto!

 

Frótame cada ristra de piel

Con tu voluptuosidad de poesía.

 

¡Hiere mi cerebro!

 

Reconstrúyeme el alma

Desde este mar de cenizas

Y hazme templo de tu fe...

 

 

 

Entra, mas no calles.

 

Así en la oscuridad un relumbro es áurea galaxia,

Así sobre las sosegadas aguas del perfecto equilibrio

una ola es inminente revolución,

Así contrasta en mí tu silencio.

 

Háblame, hazte fragancia o verbo,

Obstina tu linaje de rosa,

Para saberte aquí al perderte entre mis laberintos.

Canta, dulce cítara de mi embeleso,

Para sentirte ardiente

Entre las orugas de mis raíces y mi tierra.

Gime, llora, o suspira fervientemente,

Deja que tus ruidos habiten lo que intuyo por eternidad,

Para que te escuche mi alma,

Y te escuchen todos los habitantes de mi metro cuadrado;

Para que te conozca mi boca,

Para saberte desafío,

Para sentirte sangre.

 

Entra, mas no calles,

No sabría qué hacer contigo desnuda.

 

….

 

Probablemente ni yo sea el hombre,

Ni tú la mujer, ni este el amor;

Mas, de la impotencia emerge la ingenuidad

como flor necesaria.

Esta era indolente precisa de cada quien un acto de inocencia,

Un gesto heroico, sublime, aferrado a ideales cristalinos,

Donde palpite la ternura como única alternativa.

Sé en mí y seré en ti,

Seamos, juntos, uno y los demás en nosotros,

Como si nos quisiéramos realmente.

Sembremos de luminosas semillas

Nuestras ocultas biografías,

Hagamos una epopeya grande, mágica,

De este poema particular y simple que callamos.

 

¡Ay, qué inefable sensación de presencia...!

 

 

Extasía contemplar tu bravía silueta de palmera...

 

Tu cuerpo,

Leve resistencia del ser al no-ser,

Temblor de un demiurgo travieso arrancado al vacío,

Horizonte de eternidades y tierra

para el tacto nacido.

 

Tu cuerpo,

Vértice donde el aire se deshoja,

Su lúdico rumor de cascada,

Su misterio como de abismo.

 

Tu cuerpo,

Racimo de sol y racimo de sombra,

Ángel indócil del agua:

Silueta de pez, seducción de pájaro,

Persistente instante resistiéndose al olvido.

 

Tu cuerpo,

La utopía vislumbrada de mi cuerpo.

 

-------

 

A la deriva en cada mujer su semblante

Mientras permanece dispersa,

Sedimento de tiempo, sal, espuma y caracola;

Roca diluida entre rocas.

 

A la deriva en cada mujer su semblante,

Temible espada reincidiendo en la herida por placer,

Mariposa recorriendo aferrada al instinto

Las inhóspitas profundidades de los mares de la memoria,

Frenéticamente entrelazando imágenes agonizantes

Que desvanece el sol como prisma.

 

A la deriva en cada mujer su semblante,

Extraviado en el desencuentro,

Alondra delineada en el punto de fuga,

Gelatinosa metáfora

Apenas rozada por el más leve viento.

 

 

DESTIERROS, CURRICULUM VITAE

(FRAGMENTOS)

 

-----

 

El tiempo es látigo, utopía. Tras su aciago toque de rey Midas, el ser metamorfosea paulatinamente en arenas. Más arenas —carnes y huesos irremisiblemente desintegrados— para sus litorales ilimitados.

 

Esas arenas, silíceas pizcas de eternidad, jamás mienten, basta descifrar las historias grabadas en sus vísceras circulares para conocer el infinito peso de la sensibilidad arrastrada, las ilusiones frustradas en el germen de amores, humores y equipajes, olvidados adrede en el último hálito de vida...

 

 

-------

 

—¡Tic, tac, tic, tac...!—

 

 

A dos pasos una mirada sola,

presa del humor que habita en el hastío.

 

De estatua mirada, como de absurdo,

hilada entre los azares de un vacío sin tiempo.

 

Mira... mira y se escarcha

—cruel, la mirada que piensa—,

al estallar los grillos que matan el silencio al alba;

 

adentrándose al laberinto mil veces recorrido

después del primer golpe de espejo,

 

para esfumarse luego

sobre estos dos pasos vencidos de rutina.

 

 

------

 

14:19:35

 

Plomizas huellas saturan mi cuadrada esfera.

 

En medio de sórdidas cifras y australes discursos

retrocedo a simple feto:

tosco puñado de pánico sobre dunas fantásticas,

melancólico intronauta,

sola luciérnaga,

minusnova orbitando agrestes crepúsculos.

 

La tarde naciendo se agota,

reniega lo poético, tu azul, Novalis,

con un mero batir de palmas,

 

y una agreste sonrisa.

 

-----

 

15:27:40

 

Sisea el ventilador

y sus traslúcidos brazos de molino

remueven el moho sepia de los armarios.

Humedad de pino

pulula desde el piso hasta mi ánimo.

 

En realidad,

cada objeto paradoja su esencia

y flota despreocupadamente:

deambula el acuario con sus duendes de colores,

las correspondencias estériles

con original y tres copias de colores,

la calculadora oxidada,

la música instrumental que reza;

deambula el ocio furtivo y la apatía,

deambulan hipnotizados mis ojos

entre el siseo monótono de aspas.

 

------

 

15:39:57

 

 

Extrañaría la orquídea

no la flor de loto,

trullas de gaviotas

no danzas de ballenas jorobadas

en primaveras marinas,

el día precediendo a la noche

no luz ni oscuridad eterna,

luego, el trópico, no así el ártico,

el hogar nunca el limbo,

extrañaría lo propio y no lo extraño;

 

la fatiga, jamás el descanso...

 

-------

 

14:15:36

 

¡Esta decoración desampara!

 

En aquel vértice Bacon alucina,

el blanco recorre el ojo negro

y precipita su lenguaje en caudal salvaje;

estéril pasión emerge de lo recóndito al vacío,

es principio el instinto fluyendo hacia el éter,

a cada estallido se erupciona el paisaje que se piensa

desde el exilio al retorno.

Lo metálico mariposea lúdico

con su sexo en andas,

ingrávido siempre,

tajante siempre,

absurdo siempre,

 

como la vida...

 

 

------

 

08:10:44

 

Mi escritorio es de formica,

una extensa y suave planicie,

matizada de heno seco y lluvia cobriza.

 

Mi escritorio es universo simple,

cuatro gavetas y cuatro patas;

con su ecuanimidad, su parsimonia,

satura, corrompe las dimensiones.

 

Fría, simétrica, sugestiva belleza,

activo fijo que el uso no desprecia

ni la rutina inmuta.

 

 

¡Quién diría que al copular con una silla

se convierte en ente de tortura!

 

------

 

08:06:50

 

(Jungla fluvial. Muchedumbre. Capital. Obsesión. Ceremonia Obligada. Agobiante rumor. Uniformidad de uso e intenciones. Copiado instantáneo de accesorios a la moda. Normas de productos de masivo consumo. Mi Yo semejante a tu Yo, cuán similar a cualquiera. Opinión en serie sobre rieles oxidados. Egos en competencia maldita, más tendiendo a la pose que al esfuerzo real por las utopías. Corderos de alabanzas. Carnes de sacrificio. Náufragos de las horas. Bufones de la comedia humana, flotando virtuosos, educados, discretos, pero a la escapada mil caras y un señuelo; volando eternamente en vigilia, recelando sobre los puertos de justicia, entre los angostos claustros de la democracia. Nadie —ni su bestia— sospecha seriamente su brutal insignificancia, de ahí que al compararse cada cual resulte tan rabiosamente favorecido...)

 

------

 

17:48:26

 

 

¡Ay elegía desesperada!

 

Paranoica heredad, ancestral amargura

donde las carencias se aúnan...

 

¿Quién, además de mi sombra, me espera?

 

¿Quién apetece un trago conmigo

ahora que lo necesito?

 

¿Quién, para mi soledad, un ángel?

 

 

 

—¡Ah! Preocupación vana,

si siempre se está solo en la estrechez de la carne...

 

 

-------

 

08:56:09

 

 

 

Ni tú —otredad— me reconoces en el espejo

(agua donde el azar dejó tirado

la infinitud de su sombra),

ni yo te reconozco ni acepto,

por cada temblor de eternidad perdida,

por cada cabriola de niño ignorada,

por cada cuenta asentada,

por cada tasa de humeante té ofrecida,

por cada transacción mercurial,

por cada involuntaria cortesía,

por cada página rasgada,

por cada gesto previsible,

por mi natural desgano,

 

por haber relegado la vida.

 

------

 

17:35:40

 

 

Algo falta al día,

mi instinto lo presiente;

la ciudad, lugar común de extravíos,

bebe su imagen inveterada de mis ojos.

 

Algo sobra al día,

la ciudad lo presiente;

yo, mortal aprendiz de Dios,

bebo desdibujada mi imagen de sus ojos...

 

 

caminamos al ocaso, de todos modos.

 

------

 

15:31:53

 

Cual eco atrapado entre las vísceras

de un terrible karma,

retornando a cavernas de aflicción

donde Ícaro permanece cayendo,

—razón de la historia,

el instante no es más que eso—,

amando enfermizamente,

pronosticando más vacío que no llenará mi falta.

124 Meadow Drive * Scott Depot * WV 25560 .-Estados Unidos.-

***