Make your own free website on Tripod.com

35.jpg

César Sánchez Beras
Home
G. C. Manuel
Médar Serrata
Dionisio De Jesús
José Mármol
Víctor Bidó
César Augusto Zapata
Martha Rivera
Aurora Arias
Rafael Hilario Medina
Claribel Díaz
Carmen Sánchez
José Sirís
Alejandro Santana
Pastor de Moya
Sally Rodríguez
Fernando Valerio Holguín
Angela Hernández
Leopoldo Minaya
Yrene Santos
Eloy Alberto Tejera
Frank Martínez
Adrián Javier
Plinio Chahín
Miguel Antonio Jiménez
León Félix Batista
José Ignacio de la Cruz
Amable Antonio Mejía
Fernando Cabrera
Marianela Medrano
César Sánchez Beras
Tomás Castro
Miriam Ventura
Jorge Piña
Ylonka Nacidit Perdomo
José Alejandro Peña
Comprar libro
Contact Me

César Sánchez Beras

Nació en el año 1962. Es doctor en Derecho (Universidad Autónoma de Santo Domingo, 1988). Ha publicado los libros: Memorias del retorno, 1993, Travesia a la quinta estacion, 1994, Con el pie forzado, 1994, En blanco y negro, 1995; Comenzó a llenarse de pájaros el sueño, 1999; Trovas del mar, 2002.-

Premiaciones: Primer lugar Concurso Nac. De Décimas, 1990, Primer lugar Concurso Nac. De Décimas (Cedee) 1991, Segundo lugar Concurso Nac. De Décimas Juan A: Alix; Premio Nacional de Poesía (RD) 2004

-Premio Nacional de Literatura Infantil (RD) 2004; Maestro del año, Premios Círculos Dorados, Massachussets; Elegido como maestro del año, por la premiación “Quien es quien dentro de los maestros de Estados Unidos, en fecha 2001 y 2004; Padrino del Desfile Dominicano 2003, Lawrence, Massachussets, Poeta Laureado por Cambridge Collage (2004). Actualmente trabaja como maestro de español y literatura en Lawrence High School, Lawrence, Massachussets, donde junto a su labor de activista cultural, se desempeña como columnista del Periódico Siglo 21 y de la Revista Imagen Hispana.

* Durante el periodo constitucional 1996-2000, fue Asesor Cultural del Consulado Dominicano en Boston (honorífico).

Cuando ella besa

 

Ella puso su lumbre sobre mi boca hueca

y se llenó mi sangre de pájaros y soles,

ella sembró de nidos los ojos de la lluvia

y de mis manos toscas brotaban caracoles.

Ella puso su lengua sobre la nueva herida

y se rasgó en fulgores mi vieja cicatriz,

su lámpara cantaba una canción marina

con estrofas de algas, de peces y de raíz.

La noche se quemaba en sus ojos de ángel

mientras su boca hurgaba mis nuevos aquelarres

con la llave de un sueño que vive en la otra edad.

Su dicha era una bruja que con ojos vendados

desataba en mi boca los últimos conjuros

con una lluvia nueva nacida de los pájaros.

 

 


En el fondo

 

Te pido que me quieras como yo soy por dentro

que atravieses resuelta la epidermis inmunda,

que igual como quien busca en las aguas profundas

descorras mis cortinas, que me enturbies el fondo.

Te pido que me veas en el cristal más hondo

que quites las escamas que bosquejan mi ser,

que destejas mi sombra, que me quites la piel

que quites las escorias del metal que yo soy.

Te pido que esta vez abandones la orilla,

que me laves el fango, que descifres mi arcilla,

que transiten tus manos mi costado sediento...

Y verás que en el fondo de mí mismo, un espejo

repite con su luz en múltiples reflejos,

tus ojos que me miran en el que soy por dentro.

 

 

 

Poema 2

 

No tuve otro camino que no fuera

la agonía de las algas que perecen

bajo las velas azules de los muelles

frente a los soles quebrados de septiembre

me fue preciso

locura adentro quitarme las gaviotas

callar el orfeón que va en la sangre

negarle a mis vísceras la rabia

reconstruir la palabra sortilegio

no tuve otro camino que no fuera

devolverle mis pasos a tu olvido

subirme al antifaz

endurecerme

desmontar los dioses que se erigen

en el mágico preludio de las sombras.

 

Poema 6

 

Tú llegabas sin rostro

corriendo de espaldas hacia un abismo

detenida en un reloj que te nombraba

llegabas con el viento

demiurgo de la ausencia que me busca

profeta de la luz conjuro y símbolo

arúspice profano que me besa

en cada tañido de campanas

tu llegabas cantando el himno del regreso

otro era el que ataba tu cintura

era otra la muerte

el cadalso era un espejo azul era la espada

con la que tu vencías los tiempos soberanos

tú llegabas derritiendo fantasías

arrodillando sombras destituyendo dioses

tus manos transpiraban sinfonías

por eso te recuerdo cuando llueve

el verso estaba cayendo de la luz

había un cuento de Borges en tus ojos

la boca era un resquicio cristalizando llamas.

 

3339.gif

***
 
Las Pelucas Delirantes, la poesía de la Generación 80 dominicana (Antología crítica). Selección, prólogo y notas de José Alejandro Peña

ISBN 0-9768868-4-7
267 Páginas
Precio $24.50 (con gastos de envío incluidos).

124 Meadow Drive * Scott Depot * WV 25560 .-Estados Unidos.-

***